Integración en Terapia Gestalt

La Intefgración, en la Terapia Gestalt

“…la oportunidad de mostrarle la existencia de conflictos aún no percibidos.

Estos conflictos sólo tienen una pauta: la pauta identificación/alienación… el paciente se identifica con muchas de sus acciones, ideas y emociones, pero dice violentamente ‘¡No!’ a otras.

La integración requiere una identificación con todas las funciones vitales. Cada intento de integración está destinado a traer al primer plano algún tipo de resistencia…

…cada resistencia que es cambiada en a-sistencia de la personalidad, es una doble ganancia, ya que libera tanto al carcelero como al encarcelado…

…Una vez que uno ha trabajado la resistencia básica del carácter, la batalla está ganada.”

(F.S. Perls)

¡Pruébalo! ¡No lo dudes más!

Psicólogo en Zaragoza Raúl G. Tristán terapia gestalt

Conflicto con los hijos con la vuelta a casa

 

Conflicto con los hijos cuando vuelven a casa tras un peridodo de tiempo fuera del hogar familiar

Vuelve, a casa vuelve…

Mi hijo vuelve a casa… ¡Socorro!

Vuelvo a casa de mis padres… ¡Socorro!

¡¡¡Conflicto con los hijos!!!

Ultimamente me estoy encontrando con numerosos casos de personas que, tras haber pasado un cierto periodo de tiempo estudiando o trabajando en otra ciudad e incluso en otro país, regresan a su ciudad de origen para vivir de nuevo con sus padres y hermanos en el hogar familiar.

Se trata por lo habitual de jóvenes que han estudiado su carrera completa, o parte de ella, en universidades alejadas de la casa de su infancia. Y ahora retornan para continuar estudiando, o comenzar a trabajar; pero se da Conflicto con los hijos Psicólogo en Zaragoza Raúl G. Tristántambién el caso de personas más maduras que, en por circunstancias sobrevenidas (se vieron obligadas) o voluntarias (lo decidieron ellas libremente) se marcharon de casa para buscar empleo en el extranjero, y que han decidio retornar porque sus condiciones laborales cambiaron (finalizó su contrato sin posibilidad de renovación, o no encuentran un trabajo que satisfaga sus expectativas, etc.)

En cualquiera de los casos, me encuentro con:

  • Un hijo que, tras adquirir cierto grado de independencia y autonomía, de ‘hacer su vida’ como adulto responsable, con capacidad de decisión libre, que prosiblemente haya madurado en muchos aspectos de la vida, se rencuentra con sus padres, y con ellos sus normas, sus reglas del juego, sus condiciones… y su visión del hijo pródigo como eso, como un hijo: el hijo que dejó el nido, y no el adulto que a él regresa.

 

  • Unos padres que, en lugar de sentir que recuperan al hijo ‘perdido’, tienen la sensación de que en casa ha entrado un extraño al que apenas reconocen, que genera conflictos, no coopera y ‘va a la suya’.

Sigue leyendo…

Impasse existencial

“El impasse existencial es una situación en que no hay apoyo ambiental próximo y el paciente es, o cree ser, incapaz de enfrentarse solo a la vida. De modo que hará cualquier cosa con tal de agarrarse al statu quo – en vez de crecer y usar sus propios poderes-.

Cambiará de cónyuge, pero no de expectativas; cambiará de terapeuta, pero no su neurosis; cambiará el contenido de sus conflictos internos, pero no abandonará sus juegos de autotortura; aumentará la sutileza de sus manipulaciones y su manía de control para asegurarse el apoyo ambiental, sin el cual no se imagina capaz de sobrevivir.”

(F.S. Perls)

Cómo ser feliz…

Cómo ser feliz… y no hundirse en la miseria

«Sé feliz.  Porque tú… ¡Tienes derecho a ser feliz!»

Cómo ser feliz. Psicólogo en Zaragoza. Raúl G. TristánEste es el mensaje que recibimos constantemente de los medios de comunicación y de los gurús de pacotilla del crecimiento personal y la falsa psicología positiva.

Al final, lo que escuchamos es un «¡Tienes la obligación de ser feliz!» que nos suena a «Si la vida no te sonríe, si no eres feliz y sufres, es culpa tuya, por tu actitud.» Como si el ser feliz fuera una decisión: la de encontrarnos en un estado permanente de ausencia de sufrimiento, pena, tristreza, dolor… con la sonrisa de serie, nos pase lo que nos pase. O más grave aún: ignorando lo que nos pasa.

Como si de una tarea más en nuestro quehacer diario se tratara. Otra anotación en la agenda: «Hoy sí, hoy tengo que ser feliz». Un mandato, una orden. Una obligación más.

Y una carga, un peso. Porque si no sonríes durante todo el día, si la vida no te parece maravillosa cada minuto que pasa, entonces debes sentirte culpable: «¿Cómo puedes ser tan ingrato como para no celebrar y agradecer cada segundo que respiras?». Menuda carga, ¿no? Estás pasándolo realmente mal, y encima tienes que sentirte culpable por ello… La Policía de la Felicidad está observándote, e irá a por ti si pones en riesgo la Permanante Felicidad Global del mundo…

Pero el mensaje no es cierto, o al menos no lo es de forma tan simple.

Porque nuestra vida no es un catálogo de IKEA, donde todos los muebles nos parecen maravillosamente sencillos y encajan a la perfección unos con otros. Y además, la política de devoluciones es clara: lo hecho hecho está; lo pasado, pasado está…

En la vida pasan cosas que no nos encajan y que no son maravillosas, ni van a dibujarnos una sonrisa en el rostro. Que van a ser incluso trágicas, dramáticas. No vivimos dentro en el mundo Disney, por más que nos lo quieran vender así los charlatanes de feria, vendedores de crecepelo y jarabes milagrosos, reciclados en aplaudidos coachs y speakers que saben decirle a la gente lo que quiere escuchar, y no lo que de verdad les haría bien para crecer y sanar su vida…

Sigue leyendo…

Emociones una guía interna

queS. Greenberg L., EMOCIONES UNA GUÍA INTERNA. Cuáles sigo y cuáles no. Sexta edición. Madrid: Desclée De Brouwer; 2005.

emociones una guia interna Psicólogo en Zaragoza Raúl G. Tristán

El apoyo social constituye uno de los elementos más importantes para la salud.”

Leslie Greenberg

 

Durante mucho tiempo las personas se han sentido inseguras respecto a cómo afrontar su emotividad. Uno de los grandes dilemas que cada uno de nosotros necesita resolver, a medida que crecemos, es cómo tratar con nuestras emociones.”

Leslie Greenberg

 

Situación

El presente libro objeto de recensión, Emociones una guía interna, constituye, a juicio del propio autor, “…un texto psico-educativo…” que será útil al lector para “…aprender cómo utilizar sus emociones a modo de guía interna.” (p.21).

Personalmente, ya en el mismo Prefacio me llama la atención el hecho de que Greenberg destaque la importancia de “…el apoyo empático y la validación de otro ser humano…” (p.21) y el encontrarse “…en un buen momento de aprendizaje.” (p.22) (haciendo referencia a un cierto equilibrio emocional) a la hora de aprender a tratar con las emociones propias, y a raíz de ello concluya que “El apoyo social constituye uno de los elementos más importantes para la salud.” (p.22).

Como he comentado en alguna ocasión, el individualismo del que yo partía de base se me fue desmoronando conforme avanzaba en mi propio desarrollo personal: el individuo nace, crece, vive, se desarrolla y muere en el seno del grupo humano que lo acoge en su ambiente como si de un matraz alquímico se tratara, y es en dicho contexto relacional donde todo acaba cobrando sentido, como seres sociales.

Quizás sea cierto entonces que la individualidad no es más que una ilusión, maya, un engaño de nuestra mente… Sea como sea, la cuestión es que en cuanto ‘tocamos al individuo’ acabamos volviendo al grupo, a la relación humana.

En cuanto a la revisión, no será exhaustiva, no pretende ser a modo de resumen, sino que  sólo se hará referencia a aquellos aspectos del texto que durante su lectura más me hayan llamado la atención, que he considerado más interesantes para mi aprendizaje, con los que he resonado o me han reflejado algún aspecto propio que deba trabajar. Los comentaré, destacaré, o tan sólo citaré… en función de la aclaración que precise hacerse sobre ellos, o del grado de afectación que me supongan.

Y si quieres que te acompañe en tu camino, de una forma más presencial, cara a cara, contacta conmigo.

Sigue leyendo…