Amazon SubPrime, cuando la niña bonita dejó de hacernos felices

 

  • Amazon me conquistó al satisfacer plenamente mi apetencia por caer en ciertos ‘pecados capitales’: la pereza, la avaricia, la soberbia…
  • Hoy, la niña bonita ha dado paso a una adolescente egoísta y alocada.

La tienda online Amazon, o la e-commerce shop del mismo nombre, que dirían los fatuos que reniegan de nuestra lengua común, el español, y se dejan seducir por la falsa superioridad del inglés, ha dejado de ser mi ‘niña bonita’.

Atrás, algo lejana ya en el tiempo, quedó la edad dorada de un modelo de negocio innovador, rompedor, demoledor incluso, que me hizo suspirar, embargado de emoción, pues me conmovió en lo más profundo de mi CANVAS espiritual, al encarnar algunas de las máximas fundamentales de los modelos empresariales que han hecho historia: presentaba una propuesta de valor claramente diferenciadora; una relación con los clientes tan especial que los hacía sentirse únicos; un canal de distribución llevado al máximo de la eficacia y eficiencia; etc.

Aunque si he de ser del todo sincero, a mí particularmente Amazon me conquistó al satisfacer plenamente mi apetencia por caer en ciertos ‘pecados capitales’:la pereza, de salir de casa a perder el tiempo de mi vida recorriendo comercios y tiendas, sin encontrar aquello que buscaba; la avaricia, al no querer pagar un precio que consideraba desproporcionado; y la soberbia, al considerarme ante su mirada como el Rey Sol, el centro del Universo conocido y plus ultra.

Sigue leyendo…