Consecuencias psicológicas COVID19

Consecuencias psicológicas COVID19

Consecuencias psicológicas COVID19Cuando me preguntan por las consecuencias psicológicas que está teniendo la pandemia por COVID19, no puedo evitar el advertir que, si bien como psicólogo trabajo con una serie de marcos referenciales que facilitan la generalización de determinados trastornos y malestares emocionales, de forma que resulte más sencillo etiquetar o encasillar (términos ambos que no me gusta emplear), mi perspectiva se configura de forma tal que considero esencial no establecer parámetros definitorios estándares, sino que parto de una máxima para mí crucial:

La casuística y la variabilidad son enormes, y no puedo ni debo cerrar el abanico de posibilidades, sino que es mi responsabilidad el permanecer despierto, atento y abierto a la exploración de la individualidad de la situación, es decir, a la idiosincrasia de la persona que tengo delante de mí, y a su campo.

De este modo, podemos comenzar a hacer un recorrido breve por algunos aspectos que debemos considerar a la hora de hablar de los efectos psicológicos de la COVID19, y finalizaremos con un resumen general.

Todos estos aspectos tienen como base la experiencia que he tenido atendiendo mi consulta de forma presencial cuando ha sido posible, de forma online en algunos casos, y en mi desempeño como voluntario en atención telefónica gratuita para personas que lo necesitaran durante el confinamiento.

Consecuencias psicológicas COVID19: Personal Sanitario (o asimilado) vs No sanitario

Consecuencias psicológicas COVID19El personal sanitario (o asimilado a estos efectos: profesionales con riesgo elevado de contacto con el virus) podrá presentar, como consecuencias psicológicas añadidas a las presentes en el resto de la población, un agotamiento, miedo, cansancio, fatiga, deseperanza, desmotivación… referenciados a su profesión. En resumen:

  • Burnout, el síndrome de estar quemado en el trabajo.
  • TEPT: Trastorno por Estrés Postraumático.

Vivencia en primera persona; en familiares próximos, amigos íntimos y compañeros de trabajo; o lo que yo llamo  ‘desde el balcón’

Consecuencias psicológicas COVID19No es lo mismo experimentar en primera persona los efectos del COVID19, sobre todo en el caso de haber requerido hospitalización, y no digamos si la gravedad de los síntomas ha sido tal que ha requerido intubación y el paso por la UCI…

Y también hay personas que lo han vivido solas, en la más absoluta soledad…

 

Y otras que han visto cómo a la situación, se le añadía la pérdida del empleo, un ERTE, o el cierre del negocio.

No es lo mismo, no, que un familiar cercano, un amigo muy íntimo, un compañero de trabajo ‘de toda la vida’ haya padecido los efectos o incluso haya fallecido…

No es lo mismo vivir un confinamiento desde lejos, desde la seguridad del balcón de casa, viendo pasar los días… Hay personas que han tenido la suerte de no verse afectadas en ningún aspecto negativo, y han pasado los días descansando (casi que como unas vecaciones), trabajando muy poco otros, teniendo más contacto familiar, y saliendo a cantar al balcón el ‘Resistiré’, mientras alguna persona (recibí llamadas de varias en este tipo de circunstancias) debía cerrar las ventanas y no soportaba el cancionero jubiloso de las 20:00h, porque en su familia había alguien ingresado de gravedad, o había fallecidos a los que no había podido despedir tras una muerte inesperada…

El gran peso de los factores de riesgo o vulnerabilidad y de protección

Vivir el COVID19 partiendo de un trastorno previo de ansiedad, o TOC, o depresión, o ataques de pánico, o claustrofobia, o TDAH, etc. no es fácil, cuando la sintomatología o las crisis, pueden verse incrementadas de forma descontrolada.

Disponer de una serie de factores de protección psicológica, como la resiliencia, el autocontrol, el optimismo, la capacidad de reconocer y gestionar adecuadamente las emociones, etc. facilitan la vivencia de cualquier contratiempo o suceso ‘negativo’. Como el hecho de conocer herramientas y técnicas: la respiración, el yoga, la meditación…

Como marco general: afecciones presentes

  • Incertidumbre.
  • Miedo.
  • Angustia.
  • Preocupación.
  • Pánico.
  • Desconfianza.
  • Impotencia, falta de control, frustración.
  • Desesperanza.
  • Pérdidas y duelos.
  • Soledad.
  • Abandono.
  • Rechazo, exclusión social, vergüenza, estigma. ‘Algo habrá hecho mal para contagiarse’. ‘Cuidado, es un positivo’.
  • Vulnerabilidad y certeza de finitud (aspecto relevante en una sociedad hedonista, que huye de la representación y el contacto con la muerte. De hecho, se nos han ocultado los muertos, en esta soiciedad Disney y Mr Wonderful… de ahí tanto cántico en los balcones… Seres alejados de la realidad, otros deflectando sus miedos y angustias… No contactando con la verdad de la muerte y el dolor).
  • Fobia social, rechazo del contacto personal, aislamiento voluntario.

 

consecuencias psicológicas covid19Y no me resisto a finalizar sin reseñar los aspectos positivos, para algunas personas

  • Incremento de la solidaridad y el altruismo.
  • Una sana dependencia emocional, recuperando relaciones familiares, vecinales y amistades.
  • Un cambio en la escala de valores personal.
  • Una modificación de las pautas de consumo, reduciendo si no eliminando el consumismo, la adquisición de productos y servicios superfluos y de falsa necesidad creada por la publicidad, y conectando con las necesidades y deseos realmente genuinos que conducen a la satisfacción vital y a la realización. Un ‘decrecimiento’ consciente y voluntario.

 

Avatar

Acerca de Raúl Tristán

Psicólogo Col. Nº A-03021.
Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.