Terapia familiar para el conflicto en el hogar

Terapia familiar: modificar la dinámica de relaciones en el hogar

Ante un joven que, pese a querer muchísimo a su familia, siente que no le importa, y fantasea con alejarse de ella. No muestra interés ni preocupación, e incluso desea ser odiado por ellos…

Terapia Familiar Psicólogo en Zaragoza Raúl G. TristánEn primer lugar, decirle que en función de su situación actual, y de la historia personal que haya tenido hasta hoy, tener sentimientos en apariencia contrapuestos e incompatibles hacia su familia no sólo es posible, sino seguramente lógico y razonable, por lo que no me resulta tan chocante como en principio pueda parecérselo a él.

No es algo que sorprenda negativamente, ni que extrañe. Puede ser algo habitual y que a muchas personas puede ocurrirles según la etapa vital que estén transitando en un momento determinado de su vida. Incluso en el transcurso de una crisis existencial que pueda desembocar en cierto crecimiento personal.

Sería interesante explorar con él algunas cuestiones:

Por una parte, la polaridad entre querer muchísimo a su familia (contacto con ella, proximidad, confluencia), y por otro lado sentir que no le importan, y querer alejarse de ellos (retirada, alejamiento, diferenciación).  Tal vez está en una etapa vital en la que aun queriendo a su familia, llega la hora de diferenciarse de ella y ser un individuo autónomo que ya no la idealiza. Quizás ve la luz y la oscuridad de sus familiares, y quiere ser él mismo de forma libre y consciente. Avanzar en la madurez, en el logro de su propio lugar en el seno familiar, etc.

Por otra parte, el desear que incluso le odien, puede estar relacionado con lo anterior, de forma que si le resulta difícil distanciarse o diferenciarse de su familia, el que le odien le pone las cosas más fáciles a nivel cognitivo y emocional.

También podríamos explorar su forma de relacionarse con ellos, con sus figuras de apego (generalmente los padres).

Ver cómo ‘se hacía ver por ellos’ y reclamaba su atención y cariño. Y de ese modo entender de dónde surge ese deseo de que le odien, como mecanismo defensivo,  y qué tipo de beneficio puede reportarle.

¿Qué gana si su familia le odia? Si logra responderse con sinceridad y consciencia a esta pregunta, habrá empezado a abrir camino…

Y si aún te quedan dudas, sobre cuestiones de Terapia Familiar,  consulta con un profesional.

Clic para tuitear
Avatar

Acerca de Raúl Tristán

Psicólogo Col. Nº A-03021.
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.