El síndrome de la cara vacía

Síndrome de la cara vacía

Síndrome de la cara vacía mascarilla covid19Mucho se está hablando durante estos meses sobre los efectos psicológicos que puede acarrear el hecho de llevar mascarilla, para protegernos a nosotros mismos y a otros, del contagio por COVID-19.

Uno de los efectos que más están atrayendo la atención es el que J.A. Galiani ha denominado como el ‘síndrome de la cara vacía’.

Por él, la persona acostumbrada a cubrir la mitad de su rostro, experimenta cierto malestar psicológico.

Primero de todo, a la hora de llevarla, dada la falta de costumbre.

En segundo lugar, cuando ya se ha acostumbrado, por no llevarla y exponerse ante los demás. Provoca sensación de vulnerabilidad. Ya sea esta inseguridad por el miedo al contagio, ya sea por una excesiva exposición de la expresión emocional.

También se alude al hecho de que al llevarla, se produce una comunicación empobrecida.  Una comunicación carente de algo tan importante para el ser humano a la hora de relacionarse como lo es  la expresión facial: nos falta algo de ‘humanidad’, cuando portamos el bozal.

Si nos atenemos, como la experta en comunicación no verbal Alicia Martos parece proponer, a la heterodoxia de manual diagnóstico, este síndrome actualmente carece de entidad nosológica. Cierto. No obstante, y como la propia Martos afirma, el mero hecho de cubrirnos la mitad inferior del rostro nos hace perdernos una gran cantidad de información sobre ‘el otro’. Y nos impide a nosotros mismos transmitir a su vez*.

La mascarilla nos pone difícil desplegar nuestra inteligencia emocional. Dificulta la empatía. Dificulta el analizar al otro.

En terapia…

En mis primeras sesiones de terapia en consulta tras el estado de alarma, me asaltaba la idea de enfrentarme a un cliente al que, en mi orientación humanista integrativa, gestáltica, muy enfocada en lo corporal, no pudiera ‘leer’.

Pronto descubrí que mis miedos resultaban infundados: la mitad inferior del rostro es muy importante en comunicación. Sí, pero no lo es todo. Si siempre he indagado en la realidad de mi interlocutor leyendo su rostro, no es menos cierto que también leo en su postura corporal, en sus gestos, o en la asuencia de gestos, y… sí, en la mirada. ¡Esa mirada que lo dice todo, más que las palabras!

Creo que si algo positivo vamos a sacar del hecho de llevar mascarilla, en cuanto a  psicología y comunicación, es el recuperar la lectura correcta de la mitrada del otro.

Esa mirada empañada en tantas ocasiones por el discurso verbal, hoy apagado por el bozal. Esa mirada nublada incluso por nuestros prejuicios sobre el rostro del otro: si tiene una nariz muy grande, si tiene los labios inyectados, si los dientes… si el mentón… si las mejillas…

Ahora puedes mirar al otro a los ojos y no necesitar justificarte, no precisas disculparte si tu mirada es sostenida. Los ojos se convierten en un órgano de emisión y recepción de información primordial.

Esa mirada

Síndrome de la cara vacía mascarilla covid19Miro al otro y veo su tristeza, su alegría, su enfado, su sorpresa, su asco, su miedo…

Miro al otro y conecto a un nivel de relación que va más allá de los gestos, de las palabras y de las expresiones faciales.

Miro al otro y leo en su mirada su autenticidad.

Miro su mirada y penetro en lo más profundo de su ser. Me mira y penetra en mí.

Estamos abiertos en nuestras miradas. Nos mostramos al mirarnos.

Yo te miro. Tú me miras.

Yo me miro en su mirada. Yo le veo en mi mirada.

Él se mira en mi mirada. Él me ve en su mirada.

Nos vemos en nuestras miradas.

Y eso es bello.

 

 

* El análisis es válido para nuestro mundo, el occidental, claro, porque el cubrirse o no el rostro se encuentra afectado por factores culturales y/o religiosos en otros escenarios, y no tiene el mismo impacto en absoluto.

Avatar

Acerca de Raúl Tristán

Psicólogo Col. Nº A-03021.
Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.