La fiebre emprendedora: emprendedores por decreto

Emprendedores: o todo el mundo puede tener un negocio

"En este país de la subvención, la moral judeocristiana caló hondo"
Emprendedores por decreto

Emprendedores a la voz de ¡ar! Foto: Pixabay.

«¡Hágase emprendedor!», parece haberse convertido en la expresión de moda en nuestros días, lo que en lugar de alegrarme, me causa cierta desconfianza: en España, por tradición ancestral, se ha denostado a aquellos que pretendían vivir de un negocio propio, es decir, los empresarios. «El 95% de lo que te cuenten sobre los emprendedores es mentira podrida»

Porque no hay que llevarse a engaño: un emprendedor no es sino un embrión de empresario aguardando el fin del periodo de gestación. Y sí, se lo digo alto y claro a todos aquellos que echan pestes del empresariado, y sin embargo se creen muy modernos tildándose de emprendedores…

¿Qué ha ocurrido entonces en España? ¿Ha bastado el solo cambio de denominación para lograr que una figura odiada, pase a convertirse en el ideal que todos debemos ser? No me lo creo.

Sigue leyendo…