Las 6 profesiones más creativas del mercado

Cada persona cuenta con unas habilidades especiales.

Algunos son buenos en la toma de decisiones, otros en la gestión de equipos humanos, otros en el pensamiento matemático, otros en la atención al público y otras personas son buenas teniendo ideas.

Estas últimas son las personas creativas, a las que dedicamos este artículo de hoy.

profesiones más creativas

El mercado laboral está lleno de oportunidades donde poder sacar rendimiento máximo a tu creatividad y poder vivir de tus ideas.

Solamente hace falta que sepas enfocarlas hacia el área que más te convenga.

Sigue leyendo…

Educar en la lectura

«…nuestros hijos deben consolidar sus hábitos de lectura.

Leer, para tener interioridad, capacidad crítica, de reflexión, de contemplación, de asombro. Leer…

Este es el tren al que deben subirse…»

– Catherine L’Ecuyer, Educar en el asombro.

 

Leer, para tener interioridad, capacidad crítica, de reflexión, de contemplación, de asombro. Catherine L'Ecuyer Clic para tuitear

Sigue leyendo…

El mensaje social vigente: No te esfuerces, sé un jeta

millennials jeta

Generaciones de jóvenes ya adolescentes al estilo del concurso ‘Gran Hermano’. Foto: Pixabay.

El mensaje hoy: sé un jeta.

Pertenezco a una generación que dicen fue educada en la cultura del esfuerzo, del sacrificio, de la responsabilidad, del mérito y de la capacidad. Una generación que pensaba que para ganar un partido había que sudar la camiseta y que para llegar a ser algo en la vida había que estudiar mucho y/o trabajar tanto más.

No sé si será para tanto. Yo al menos lo viví así.

Cosas de los chicos de la EGB. Tenías que echar horas para aprobar los exámenes, o machacarte los huesos en la fábrica si no tenías la suerte de haber podido estudiar. Todos queríamos ser algo en esta vida, y además queríamos tener aquellas cosas que se suponía debíamos tener: un buen coche, una enorme casa con jardín, una familia, poder salir de cena con los amigos, ir a esquiar, llevar un buen reloj, vestir bien…

Algunos lo conseguirían, otros, los más, no. Tampoco lo exigían. Tampoco se lo exigían a los demás. Sabían que la vida es así: tú debes forjarte tu destino, tú eres el único responsable de tus actos y de tus decisiones, tú eres el que debe sudar la camiseta, tu camiseta, para ganar el partido…

Sigue leyendo…

Reseña: Educar en el asombro, de Catherine L´Ecuyer

Educar en el asombro

Sí, es cierto, sigo leyendo, vorazmente, igual que cuando era un crío y en mi casa ya no había espacio para tanto libro y mis padres se veían obligados a revender algunos de mis preciados tesoros literarios a los comerciantes de ‘El rastro’, para que yo pudiera seguir llenando las estanterías con nuevas adquisiciones… Era doloroso, pero necesario.Y espero seguir leyendo por mucho tiempo, pues deseo que el veneno de la lectura nunca falte en mi torrente sanguíneo: ya se sabe que la lectura alimenta a los espíritus libres… Por eso se incita tan poco a ese sano ejercicio mental que incrementa nuestro criterio, nuestra autonomía, y nuestra capacidad de decidir sin ser víctimas de las manipulaciones…

Sigue leyendo…

La Universidad

Reflexiones sobre la Universidad

libros estudiar universidad

Foto: Pixabay

Creo que la Universidad enseña muy poco para la vida profesional, prepara nada o casi nada.

Una pregunta: ¿por qué razón hay, entre los tertulianos, conferenciantes y escritores, consultores y asesores, tanto profesor de universidad y catedrático?

La pregunta tiene su sentido, pues:

– Solo teniendo mucho tiempo libre puede uno sentarse a escribir un libro… de lo que se deduce que

  • en la universidad sobra mucho tiempo (¿cuántas horas dedican a la docencia? ¿cuántas horas “se supone” que a la investigación? ¿o a la tutoría?)
  • que algunos aprovechan su posición para plagiar los trabajos de sus alumnos, y encomiendan a estos tesinas, tesis, o trabajos finales, orientados hacia sus personales intereses, para después hacerlos suyos

– Para dar conferencias, ser tertuliano, o consultor/asesor, hay que dominar la materia de la que se trata y, en un 80% de los casos, el conocimiento que profesores de universidad y catedráticos tienen de los mismos es a nivel meramente teórico, muchos son ratones de biblioteca que jamás han salido del ámbito “escolar”: estudiaron la carrera, fueron profesores ayudantes o asociados, aprobaron la plaza, hicieron el doctorado… ¿Cómo pueden escribir, hablar o adoctrinar sobre el mundo de la empresa quienes jamás han trabajado en ella? ¿Cómo pueden dar clases magistrales, consejos, asesoramiento o tan solo una charla televisiva, sin haber jugado al juego que tanto  presumen conocer, en la calle, en la realidad, en la vida real, fuera del papel y del encerado?

Para que la Universidad española fuera más eficaz en la formación de los futuros profesionales, debería impedirse que en ella fueran formadores quienes no tuvieran una experiencia profesional demostrada.

Quizás debiera exigirse haberse formado en la escuela de la vida, antes de pretender enseñar a otros lo que no se conoce sino a título de negro sobre blanco, ya que la gran mayoría ha pasado su vida sin salir de las aulas.

¿Quién mejor sino un cirujano experto para dar clases sobre cómo operar? ¿Quién mejor que un ejecutivo o directivo de empresa para hablar de gestión empresarial? ¿Quién mejor que un bombero para explicar cómo se apaga un fuego?

En este país tenemos muy, muy, muy sobrevalorados  los conocimientos que puede aportar un profesor universitario o un catedrático…