Tarde he descubierto…

reloj monedas

Foto: Pixabay

…que la honestidad no es ya un valor, ni de valor tan siquiera.

Que hoy día más se estima

la hipocresía.

Que toda organización bebe

hipocresía

y falsedad

y se nutre y revuelca del lodo y en el lodo de las sonrisas postizas,

los aplausos de los cobardes

las zancadillas de los mirones,

las palmadas de los brutos, adornadas de puñales…