Una agenda para vivirla

Mi agenda

No, no soy un diplodocus, ni estoy en riesgo de extinción: soy simplemente uno de esos nostálgicos que, pese a tener toda su agenda en Google Calendar, todavía mantiene, abierta sobre su escritorio, una tradicional agenda de papel…

Adoro el tacto, el olor, la presencia del papel. Y me gusta escribir a mano. Y leer en papel.

Pero volvamos a la agenda… Porque hay una cuestión que siempre me ha asaltado:

¿Por qué el espacio que ocupa en una agenda el fin de semana, sábado y domingo, es siempre tan mísero, tan rancio, tan despreciable?

¿No os ha chocado a vosotros también?

mi agenda

Ya, ya sé que habrá quien me responda que para nada, que es lo lógico para quien emplea la agenda tan solo como un elemento de trabajo más en su día a día profesional…

Pero yo, que la empleo para mucho más que para organizar mi tiempo laboral (por ejemplo para recoger en ella eventos importantes para mí, que me interesa poder consultar en un futuro, cuándo acontecieron), y que almaceno cada agenda desde el año ‘nosénicuántos’, es importante contar con el mismo espacio, si no más, para el fin de semana…

Quizás no os hayáis parado nunca a pensar que, en el fondo, posiblemente, los acontecimientos más relevantes en vuestras vidas, aquellos que verdaderamente os han llenado, que os han marcado positivamente, han sucedido en fin de semana…

O simplemente, los pequeños ocios, placeres y disfrutes que os permitís, tengan lugar un sábado o un domingo… Unas cervezas con los amigos, una excursión a la montaña, un fon de semana en la costa, un taller de tantra, una cita a ciegas, unas labores en el jardín…

El caso es que esa vida que vivís durante el fin de semana, quizás sea la que os gustaría estar disfrutando durante el resto de la semana, porque la sentís como vuestra verdadera vida, la que os conecta más con vuestro mundo, en la que sois más auténticos, en la que os encontráis más conectados con vosotros mismos…

Si en vuestras agendas ese espacio es reducido… estáis recibiendo el mensaje de que ese tiempo miserable no debe contar apenas para vosotros, que cuanto más reducido sea, mejor, porque es irrelevante lo que durante él ocurra… Estáis dando validez a afirmaciones que os alejan de vuestro ser, que os engañan y que os transmiten que lo único que de verdad importa es el trabajo…

Por eso quiero hacer un llamamiento a los editores/fabricantes de esta herramienta del pasado (para algunos):

Por favor, dedicad al sábado y al domingo el mismo espacio, al menos, que al resto de los días de la semana.

Porque nos lo merecemos.

Gracias.

Avatar

Acerca de Raúl Tristán

Psicólogo Col. Nº A-03021. Psicoterapeuta
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.