Relaciones tóxicas: los escorpiones

Relaciones tóxicas y relaciones sanas

En  El Libro de los secretos,  Deepak Chopra nos dice que en la vida de cada uno de nosotros sólo podemos encontrar tres tipos de personas:

  • aquellas que nos dejan solos
  • las que nos ayudan
  • y quienes nos lastiman
Valora a los demás únicamente según se relacionan con tus dificultades. Deepak Chopra. Clic para tuitear

Relaciones… superficiales

Las primeras, nos dejan solos porque nuestro pesar les molesta, les disgusta, les incomoda y por ello les hace sentir infelices: para sentirse bien necesitan alejarse de nosotros, ignorando nuestro sufrimiento.

Estas personas no van a ayudarnos, no son capaces de prestar apoyo. Si les contamos un problema, huirán de nuestro lado, o en el mejor de los casos harán oídos sordos y no le prestarán atención, restándole importancia y pasando rápidamente a tratar otro tema (lo más banal posible).  Ya sabemos hasta dónde podemos contar con ellas: pueden ser  una buena compañía para los buenos momentos, las alegrías y el disfrute, pero no estarán a nuestro lado en las horas bajas, en los momentos difíciles, en las circunstancias duras y amargas…

No volveré a contar mis problemas a quien prefiere dejarme solo. Deepak Chopra. Clic para tuitear

Relaciones… sanas y sanadoras

Las segundas, las personas que te ayudan, lo harán de forma sincera, desinteresada, porque realmente quieren ocuparse de ti, y se sienten seguros  y capaces de hacerlo.

Son las personas en las que debemos confiar, a las que debemos acudir en caso de necesitar ayuda, de las que no tenemos que rechazar su mano tendida, de las que es bueno recibir unas palabras de ánimo o un cálido abrazo…

Son quienes estarán ahí, a nuestro lado, junto a nosotros, aunque sea tan solo escuchando en silencio nuestras palabras, acogiendo con amor nuestras lágrimas, recibiéndonos sin reparos en su corazón…

Compartiré mis problemas con quienes quieren ayudarme. Deepak Chopra. Clic para tuitear

Relaciones tóxicas

Desgraciadamente, también existe un tipo de personas a las que yo denomino ‘escorpiones‘…

Se trata de individuos al lado de los cuales es peligroso encontrarse: no desaprovechan ocasión alguna para hacernos daño, ya sea de forma consciente (pueden ser narcisistas, manipuladores, psicópatas…) o inconsciente (cargan sobre sí traumas que ignoran o que no se atreven a abrir porque les duele. Están ‘enfermos del alma‘, y hasta que no sanen sus heridas, las reconozcan y les den su lugar, actuarán de forma mecánica y enfermiza).

Jamás les cuentes tus problemas, porque su deseo último es el de lastimarte, pues  «no les interesa tu bienestar«, tan solo que todo siga igual…

Lo último que debemos hacer con este tipo de personas (con el subtipo de las que son conscientes de su modo de actuar con nosotros) es enfrentarnos a ellas. No pretendamos intentar que ‘cambien’, ni los compadezcamos por su ceguera, mucho menos que asuman sus errores y se hagan  cargo de ellos, que sean responsables… No quieren, saben perfectamente lo que están haciéndonos, y que nosotros los ‘descubramos’ públicamente sólo puede agravar la situación y exponernos a riesgos innecesarios.

Ante ellos sólo vale el poner distancia (física y emocional): alejarse desde el cuerpo y desde el corazón, para no permitir que nos claven su venenoso aguijón.  En ocasiones poner distancia nos costará, nos dolerá, si esas personas significan mucho para nosotros o han sido figuras de peso en nuestra vida, pero deberemos hacerlo, porque lo que está en juego es nuestra salud y nuestro bienestar.

Pondré distancia entre mí y quienes buscan lastimarme. Deepak Chopra. Clic para tuitear

relaciones tóxicas

 

Avatar

Acerca de Raúl Tristán

Psicólogo Col. Nº A-03021. Psicoterapeuta
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.