Categorías
Bitácora

Sintiendo el Universo

10 kilómetros corriendo, acunado por el rojizo sol del atardecer, regresando bajo la nana que entonaba amorosa la luz de la Luna…

Caminos monegrinos, pálidos, polvorientos, y los pies que se funden con la Madre Tierra, a cada paso, a cada zancada… El ritmo del corazón, tambor de vida pleno.

Armonía en los aromas, las imágenes, los sonidos… los sabores.

Aullando como los lobos en este monte que inspira al eremita, al espíritu contemplativo que nos brota desde los adentros.

¿Solo…? No, solo no: yo me acompañaba, y conmigo toda la energía del Universo conjurada.

Las estrellas, con sus guiños, así lo atestiguaban.

Por Raúl Tristán

Psicólogo Col. Nº A-03021.

Ver el archivo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.