La falacia del agua

Existe una falacia de extensión generalizada en torno al agua, que me propongo desmontar argumentalmente.

Esa enorme mentira, se encuentra sustentada y alimentada desde hace bastantes años por nuestra clase política, que encuentra un apoyo, a veces de forma ignorante e inocente, manipuladora otras, en ciertos sectores del ecologismo.

La cuestión de base es la siguiente, y exponiéndolo de forma clara, educativa, meridiana, para que todo el mundo la comprenda:

“En el planeta Tierra no hay agua para todos, y la razón es porque las personas la derrochamos, la consumimos en exceso, por lo que todos los ciudadanos deben pagarla más cara y controlar su consumo (hasta niveles en ocasiones ridículos).”

Huelga decir que muchos de sus propulsores son acérrimos maltusianos en cuanto a la certeza de limitación de los recursos se refiere… A mi parecer, creer en dicha limitación de los recursos es ignorar que el ser humano posee un intelecto superior que le ha hecho prevalecer y sobrevivir, evolucionar, hacer frente a todo tipo de cambios en su ecosistema, durante miles de años.

¿Por qué ese interés de los políticos, apoyados por grupos de presión a nivel ciudadano, en cargar el sentimiento de culpa y la repsonsabilidad única y exclusivamente en el consumidor individual, en las familias (como también ocurre en el negocio del reciclaje? (Ver Reciclar sin incordiar (I),  Reciclar sin incordiar (II)Reciclar sin incordiar (III y último); y “altos directivos de ECOEMBES  perciben salarios desorbitantes” ).

Sigue leyendo…