¡Resucita TU NEGOCIO!

¿Todavía te acuerdas de cuando comenzaste? ¿Del día en que te abriste las puertas de ‘TU’ restaurante, de TU tienda de ropa, de TU taller…? Seguro que no lo has olvidado: el día en que tu propio negocio echa a andar, jamás se olvida.

Y sin embargo, el tiempo ha comenzado a hacer estragos…

resucita tu negocio

El camino está sembrado de los cadáveres de las empresas que no supieron adaptarse… Foto: Pixabay.

Te cuesta más sacar cada día adelante, cada venta te supone un gran esfuerzo, los números no engañan…

¿Estás perdiendo la pasión, las ganas, la ilusión?

No creo, lo único que te ocurre es que te has olvidado de algo muy importante: el mercado exige que no nos estemos quietos, que nos reinventemos, que mejoremos, que escuchemos a los clientes, que atendamos a nuestros proveedores, que cuidemos a nuestro personal, que mimemos la calidad d nuestros productos y servicios…

Sigue leyendo…

#StopDesperdicio: por una ley que frene el desperdicio de comida

Desperdicio de comida en España

desperdicio de comida #stopdesperdicios“#StopDesperdicio. No tires la comida”, es una campaña de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) para lograr en España una Ley que ponga fin al desperdicio de comida.

  • En cada uno de nuestros hogares, los españoles arrojamos a la basura cerca de seis kilos de comida al mes.
  • Somos el séptimo país europeo que más comida desperdicia.

De cada tres alimentos que compramos, uno acaba en el cubo de la basura

Yogures, frutas, verduras, huevos… En ocasiones compramos por impulso, dejándonos llevar por la sensación de hambre del momento, como nos ocurre cuando acudimos al supermercado al salir del trabajo y se aproxima la hora de comer o de cenar.

Sigue leyendo…

El mensaje social vigente: No te esfuerces, sé un jeta

millennials jeta

Generaciones de jóvenes ya adolescentes al estilo del concurso ‘Gran Hermano’. Foto: Pixabay.

El mensaje hoy: sé un jeta.

Pertenezco a una generación que dicen fue educada en la cultura del esfuerzo, del sacrificio, de la responsabilidad, del mérito y de la capacidad. Una generación que pensaba que para ganar un partido había que sudar la camiseta y que para llegar a ser algo en la vida había que estudiar mucho y/o trabajar tanto más.

No sé si será para tanto. Yo al menos lo viví así.

Cosas de los chicos de la EGB. Tenías que echar horas para aprobar los exámenes, o machacarte los huesos en la fábrica si no tenías la suerte de haber podido estudiar. Todos queríamos ser algo en esta vida, y además queríamos tener aquellas cosas que se suponía debíamos tener: un buen coche, una enorme casa con jardín, una familia, poder salir de cena con los amigos, ir a esquiar, llevar un buen reloj, vestir bien…

Algunos lo conseguirían, otros, los más, no. Tampoco lo exigían. Tampoco se lo exigían a los demás. Sabían que la vida es así: tú debes forjarte tu destino, tú eres el único responsable de tus actos y de tus decisiones, tú eres el que debe sudar la camiseta, tu camiseta, para ganar el partido…

Sigue leyendo…