Cada día que amanece…

Cada día que amanece, al despertar, y antes de levantarme de la cama, doy gracias por la vida que me llena.
Es un gesto muy simple y que no cuesta nada, pero que lo dice todo:
¡Gracias!

 

 

 

 

Avatar

Acerca de Raúl Tristán

Psicólogo Col. Nº A-03021.
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.