Cada día que amanece…

Cada día que amanece, al despertar, y antes de levantarme de la cama, doy gracias por la vida que me llena.
Es un gesto muy simple y que no cuesta nada, pero que lo dice todo:
¡Gracias!

 

 

 

 

Acerca de Raúl Tristán

Facilitador de Desarrollo Personal y de Grupos de Crecimiento. Coach. Mentor. Terapeuta.
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.