Los pesados que nos ha tocado sufrir

Los pobres mortales que formamos parte de cada generación sufrimos, soportamos, padecemos, a ciertos ‘pesados’ que no desaparecen de nuestra vida por más que lo intentemos.

‘Plomos’ indestructibles y omnicanal

Asaltaba mi mente esta reflexión, a raíz de poner la radio en una emisora local. Uno de esos típicos pesados que parecen omnipresentes, taladraba mis oídos con su verborrea autocomplaciente.

¡No tenía bastante con aguantarlo en televisión… y en prensa, así como organizando o presentando eventos de la temática más peregrina (sabe de todo el chaval), que ahora asalta también el único espacio libre de su presencia que me quedaba!

El fenómeno se hace más gravoso en sociedades pequeñas, en sectores de más difícil acceso, en profesiones más corporativas y cerradas…

No, no diré su nombre. Es lo suficientemente conocido en esta tierra aragonesa, y goza de tal prestigio, que hacerlo supondría enfrentarme a las fuerzas vivas del terruño…

buitres

Foto: Pixabay.

Sagas familiares inasequibles al desaliento

  • Que tus ‘viejos’ críen fama, y  tú échate a dormir.

Sólo diré que de casta le viene al galgo, como a la mayoría de estos entes dotados del don de la ubicuidad: generalmente sus papás gozaron de determinada posición y fama, inteligencia y capacidad, y tenían una varita mágica con la que al parecer tocaron a sus vástagos…

En este aspecto, el siglo XXI no difiere mucho de la Edad Media  y épocas similares: por muy ceporro que uno sea, hereda la aureola de sus antepasados, que una sociedad aborregada confirma.

El éxito desde la cuna

  • Este fenómeno nos afecta a todos, aunque muchos piensen que a ellos ni les roza…

Podríamos comenzar hablando de los ‘pesados’ de la Monarquía que en este país padecemos desde algún que otro incapaz, como Carlos IV, y su hijo Fernando VII y acabar hablando del hijo de mirada ‘despierta’ de cierto torero y tonadillera…

Este fenómeno no conoce límites: se da en todos los sectores de la economía y abarca todos los niveles sociales.

Cantantes, actores, presentadores, tertulianos, periodistas, médicos, abogados, profesores universitarios, escritores…

El problema surge cuando te afecta a nivel personal, porque el ínclito personaje se encuentra en tu mismo sector de actividad, en tu misma zona de actuación, o cuando no puedes librarte de él ni en sueños, porque los medios de comunicación, y las instituciones se empeñan en que te haga compañía hasta cuando vas al excusado…

En numerosas ocasiones, se da por su parte una competencia desleal, la usurpación de funciones en el desarrollo de ciertas profesiones para las cuales no se encuentran cualificados, la ocupación de un espacio que no les corresponde por mérito ni capacidad… Y a veces defienden su territorio destruyendo a todo aquel que les pueda hacer sombra.

Y ojo, a en ocasiones, los padres han gozado de su posición, fama, prestigio merecidamente… No digo que no…

Podríamos crear un enorme listado de ejemplares de esta estirpe, y os animaría a añadir nombres a la misma… “Un, dos tres, responda otra vez” (y sí, Chicho Ibáñez Serrador es tan merecedor como su padre, Narciso Ibáñez Menta, de sus logros, por méritos propios, por ser unos monstruos  en el mejor sentido de la palabra):

  • Fco. Rivera/ Isabel pantoja ⇒ Kiko Rivera ‘Paquirrín’.
  • Mª Teresa Campos ⇒ Terelu.
  • Julio Iglesias  ⇒ Chábeli, Julio José…
  • La Monarquía ⇒ infinita…
  • Los Alba ⇒ a los que seguimos aguantando siglo tras siglo…
  • Los Bosé… Otros hijos de torero muerto y de una señora de pelo azul que parece ser habla con los ángeles del cielo…
  • Los Escolar: si malo era soportar al padre (Arsenio), ahora  sufrimos también al hijo (Ignacio)…
  • Etc.

Hemos soportado a La Faraona, esa artista que no sabía que tenía que declarar a Hacienda,  y aun nos quedan sus hijos y nietos…

Hemos sufrido al Matías Prats del franquismo, y al almidonado hijo de Línea Directa, y el nieto sigue la estela, al menos profesionalmente…

Los Bardem, cuyo mayor mérito en la España de la ‘cultura e intelectualidad’ es la ideología que profesan de cara a la galería desde hace generaciones… (y digo de cara a la galería, porque el capitalismo nos gusta en el fondo a todos ¿no? Al menos no les veo irse a vivir a Cuba, Venezuela, China o Corea del Norte…). Porque esa es otra: la ideología política también tiene su peso en las sagas familiares, sobre todo si hablamos del mundo del faranduleo, el cine, los medios, la música, la literatura…

En fin, que podéis seguir añadiendo nombres, de aquellos que os afectan porque no tenéis más remedio que soportarlos en los medios a diario, o en vuestro barrio con sus negocios, o en vuestro trabajo…  No pretendo ser exhaustivo, sino tan sólo llamar la atención sobre ellos…

Acerca de Raúl Tristán

Mentor de Desarrollo Personal, Profesional y de Negocios.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario