El Camino

SAMSUNGHay ocasiones en las que me planteo hasta qué punto la Maia me engaña, y me seduce esa visión engañosa que oculta la realidad con su velo de brillos y destellos; en otras, soy plenamente consciente de que me desvío del Camino, y sé que mientras conserve la plena Consciencia, aunque transite por la veredas de la falsa Vida, no perderé la guía etérea que me une con la Senda correcta. Muchas veces pienso en abandonar aquello que he construido, tomándolo por un castillo de arena que no merece sino que el mar lo borre con sus olas… y creo que debo profundizar en la Enseñanza, imitando a los Maestros… pero hoy me he dado cuenta de que cada Ser está llamado a una Misión, y que la mía no es la de ser Maestro, por lo que no debo convertirme en uno de ellos, lo cual me libera de una gran responsabilidad, sino que quizás simplemente deba despertar a los dormidos (incluido yo mismo), darles un toque de atención, tocar la campanilla para que se cuestionen y se hagan preguntas… o simplemente, he venido a caminar… Soy Yo, y mi Camino no pasa por la dedicación exclusiva a dicho Camino, sino que como dice el koan de Joshu Nº 6 del Mumonkan «Lava tu cuenco», en el Zen no se crea una barrera entre tu día a día y tu Camino…

Avatar

Acerca de Raúl Tristán

Psicólogo Col. Nº A-03021. Psicoterapeuta
Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.