La falacia del agua

Existe una falacia de extensión generalizada en torno al agua, que me propongo desmontar argumentalmente.

Esa enorme mentira, se encuentra sustentada y alimentada desde hace bastantes años por nuestra clase política, que encuentra un apoyo, a veces de forma ignorante e inocente, manipuladora otras, en ciertos sectores del ecologismo.

La cuestión de base es la siguiente, y exponiéndolo de forma clara, educativa, meridiana, para que todo el mundo la comprenda:

“En el planeta Tierra no hay agua para todos, y la razón es porque las personas la derrochamos, la consumimos en exceso, por lo que todos los ciudadanos deben pagarla más cara y controlar su consumo (hasta niveles en ocasiones ridículos).”

Huelga decir que muchos de sus propulsores son acérrimos maltusianos en cuanto a la certeza de limitación de los recursos se refiere… A mi parecer, creer en dicha limitación de los recursos es ignorar que el ser humano posee un intelecto superior que le ha hecho prevalecer y sobrevivir, evolucionar, hacer frente a todo tipo de cambios en su ecosistema, durante miles de años.

¿Por qué ese interés de los políticos, apoyados por grupos de presión a nivel ciudadano, en cargar el sentimiento de culpa y la repsonsabilidad única y exclusivamente en el consumidor individual, en las familias (como también ocurre en el negocio del reciclaje? (Ver Reciclar sin incordiar (I),  Reciclar sin incordiar (II)Reciclar sin incordiar (III y último); y “altos directivos de ECOEMBES  perciben salarios desorbitantes” ).

Para aclarar, reconoceré ser partidario de las prácticas responsables en el consumo de agua, pero no de las ridículas que tanto se nos venden como panacea, y que cada día se multiplican por doquier.

No me cansaré de repetir que hay agua suficiente para todos, lo que ocurre es que en ocasiones se hace un mal uso de ella, y hay un mal reparto o distribución.

Alguno argumentará que siendo casi un 72% de la superficie del planeta agua, tan sólo un 3%  de ella es agua dulce, siendo el resto, 97% salada, y que nos sea accesible (en estos momentos y con nuestra economía y tecnología) un 1%… por lo que podría parecernos un porcentaje minúsculo, pero si tenemos  en cuenta que la cantidad de agua  a fecha de hoy, es prácticamente la misma que hace 2.000 años… no es un recurso cuyo problema sea la escasez, dado que no ha disminuido, y por contra:

teóricamente podríamos hacer aumentar la cantidad de agua dulce disponible hasta el 3%

con un uso eficiente tendríamos también más agua dulce disponible

Si tenemos en cuenta el reparto del consumo de agua dulce, nos daremos cuenta rapidamente de dónde está no el problema, sino la solución a nuestra supuesta escasez:

En la tabla siguiente se muestra una aproximación de este reparto en % en función de la renta per cápita (Fuente: Ambientum)

RENTA ALTA

RENTA BAJA

MEDIA MUNDIAL

ESPAÑA

AGRICULTURA

40

80

65

62

INDUSTRIA

45

10

25

25

CONSUMO HUMANO

15

10

10

12

Vemos claramente que el problema y la solución, a gran escala, se encuentran en el uso agrícola y el industrial, representando el primero un alarmante 80% en los países subdesarrollados (y no descuidemos en España ese importantísimo 62%) y en segundo lugar en los países desarrollados el uso industrial. De media, el uso doméstico, ese en el que tanto hincapié hacen nuestra autoridades y los ecologistas de salón, representa tan sólo un 10%, que no digo no aporte su granito de arena a la cuestión, pero apenas insignificante frente a los grandes devoradores de agua: la agricultura y la  industria.

La cuestión entonces se limita de nuevo a:

– el agua es un buen negocio para muchos. Si es un recurso escaso, se pueden incrementar ad infinitum su precio e impuestos que lo graven (como se hace con los carburantes, otro falso recurso escaso…). No creo necesario recordar aquí que, a menor  cantidad de agua dulce disponible de forma “libre”, el negocio para las plantas embotelladoras crece…

se evita entrar de lleno en la cuestión del mal uso por sectores (el agrícola, la industria) a los que verdaderamente habría que obligar a consumir con respeto . Es más sencillo golpear al ciudadano y a las familias, que enfrentarse a  todo el sistema productivo. Se oculta de forma deliberada que el consumo del agua dulce en nuestro planeta se debe  a los usos agrícolas, en general nada eficientes.

– el agua es un recurso cuya sola idea de escasez provoca miedo, y el miedo es la mejor forma de controlar y manipular a la ciudadanía. Ese sentimiento de miedo genera espías ciudadanos, que velan por la seguridad de todos, denunciando a quienes incumplen las supuestas políticas del agua, y recriminando moralmente, es una táctica de control ciudadano mediante el enfrentamiento interno de la sociedad, mediante el divide y vencerás clásico.

– se da un mal uso y un mal reparto, (como ocurre con el dinero y la paranoia de crisis que han programado en nuestros cerebros a través de los medios de comunicación, una crisis generada por intereses bastardos de las grandes finanzas, la Bolsa, la Banca… No falta dionero, lo han reconcentrado unos pocos especulando, estafando, corrompiendo el sistema… luego hay de nuevo un mal uso y un mal reparto).

A continuación recojo unas imágenes muy elocuentes del uso del agua agrícola en la vega del río Gállego, proximidades de Zaragoza (Aragón, España). Han sido tomadas por mi ayer mismo, día 06/10/2011. Observar en el vídeo el correr del agua a espuertas, resulta vergonzoso.

Enormes campos de cultivo absorben el agua que se pierde en el terreno, con técnicas de cultivo que romanos y árabes nos legaron, y que en pleno siglo XXI no hemos variado: el riego por inundación, por anegación, a base de canales y acequias (aguas generalmente  no entubadas, por lo que el rendimiento de la distribución es escaso, con grandes pérdidas en filtraciones y evaporaciones). ¿Dónde está la distribución de agua adecuadamente canalizada, el riego por aspersión o por goteo, etc.? ¿Habremos de contratar expertos israelitas en la materia, o es que no hay voluntad política?

 

agua 1

Hectáreas de cultivo regadas de forma irracional. A manta, por inundación.

agua 2

Salida del agua de la tajea al campo, litros y litros durante horas..

Magníficas canalizaciones descubiertas, donde Arundo donax encuentra su rico hábitat

Nuestro más moderno sistema de control de la distribución de agua…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

** El autor es Máster en Gestión del Medio Ambiente Urbano (por la Facultad de Ciencias Ambientales de la Universidad Politécnica de Madrid); Curso Superior de Gestor Medioambiental Técnico en Implantación de SGA ISO 14001. Formó parte de la Comisión de Medio Ambiente, Grupo de Trabajo de Política Hidráulica, del Partido Aragonés Regionalista PAR, de marzo de 2006 a noviembre de 2007

 

Referencias: 

http://www.ambientum.com/revistanueva/2005-09/aguas.htm

http://www.cienciapopular.com/n/Ecologia/El_Agua/El_Agua.php

http://www.mfa.gov.il/mfaes/mfaarchive/2000_2009/2003/3/agricultura%20en%20israel-%20el%20desafo%20del%20desarrollo

http://rebelion.org/noticia.php?id=54462

http://www.nodulo.org/ec/2004/n025p14.htm

Acerca de Raúl Tristán

Facilitador de Desarrollo Personal y de Grupos de Crecimiento. Coach. Mentor. Terapeuta.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.